lunes, 29 de marzo de 2010

...a otro castillo,Tavizna































Se llama en realidad el castillo de Aznalmara, aunque se le suele llamar de Tavizna porque sus ruinas se yerguen sobre el río de este nombre. También se lo conoce como Doña Amara, que es una corrupción linguística. Su nombre procede del árabe Hisn al-Marur, que significaría "fortaleza del agua amarga".

Aznalmara estaba en la primera línea de defensa del reino nazarí en el siglo XIII, pasando sucesivamente de manos musulmanas a cristianas hasta finales del siglo XV.

Parece que aquí hubo un poblado íbero, luego un asentamiento romano. Más tarde lo ocuparon los bereberes, antes del apogeo nazarí y por último, siglos después, lo usaron las tropas napoleónicas.

Es, con diferencia, la más compleja y amplia fortificación nazarí de la Sierra de Cádiz, a pesar de su apariencia discreta en la distancia, afirma Alejandro Pérez Ordóñez. Así lo vemos en la foto ( con el Torreón al fondo).

Subir al castillo es un paseo muy agradable. Se encuentra a unos 40 minutos en coche desde La Casa Grande hasta los pies del cerro donde se alzan los restos de la fortaleza.
El ascenso se inicia junto el río Tavizna, y suele durar menos de una hora pero el último tramo es muy empinado. El panorama es privilegiado y el lugar invita a la evocación y a la contemplación.

También en este caso, el castillo está relacionado con Arcos de la Frontera, pues si Aznalmara ocupaba un lugar estratégico en la linde occidental del reino nazarí y las villas musulmanas de la Sierra, Arcos ocupaba un lugar parecido, desde el otro bando, tras su conquista por los cristianos a mediados del sigloXIII.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada