sábado, 21 de marzo de 2015

primavera

Primavera

En la naturaleza, la espiral evoca el despertar, la regeneración, el viaje mítico, como las hojas que se abren y orientan hacia la luz...

In Nature, the spiral evokes birth, regeneration, a mythical journey, like leaves that open and follow the light....

Siguiendo el curso de las estaciones, Ramón Herreros ha ilustrado la primavera para La Casa Grande, como ya hizo con el solsticio de invierno, con dos preciosas acuarelas. Hemos impreso una de ellas en un tarjetón que ofrecemos a nuestros huéspedes como un recuerdo de su estancia en el hotel.

Una cita sugerida por Ramón Herreros relativa al complejo símbolo de la espiral:

Del seno del abismo insondable surgió un círculo formado por espirales... Enroscada en su interior yace una serpiente emblema de la sabiduría y la inmortalidad.


H.  P. Blavatski


¡Bienvenida primavera!


martes, 17 de marzo de 2015

El río olvidado...

Una pareja pescando

Como es bien sabido Guadalete quiere decir río del olvido. Procede del árabe uad, río, y de lete, que en griego significa olvido, recuerdo del tiempo en que por estos lares gaditanos campaban fenicios y griegos.

 El  pasado sábado hice con unos amigos el recorrido junto al río en sentido inverso al del referido en la entrada anterior de este blog ´río escondido`. Empezando desde el mismo sitio, El Retiro y el molino de la Molina, recorrimos el sendero de los cuatro molinos junto al Guadalete  para volver a entrar en el pueblo por el molino de la Fuente del Río y ascender hasta los Caños Verdes. Fue un bonito paseo, que realizo a menudo, donde nos cruzamos con numerosos vecinos e incluso forasteros que disfrutaban del día y del precioso paraje.

Hace pocos años otro ayuntamiento decidió restaurar o construir este sendero junto al río que enlaza los cuatro antiguos molinos. Fue una excelente idea y un trabajo costoso que duró muchos meses. Por el camino, con un firme adecuado, se podían ver grupos, parejas, familias e incluso cochecitos de bebés. Era una manera de poner en valor los recursos naturales de Arcos, su belleza y las posibilidades de esparcimiento que tiene el río.

Pero ha pasado el tiempo y el actual ayuntamiento seguramente ha decidido rendir un homenaje al Guadalete y a su nombre como río del olvido. El Guadalete a su paso por Arcos es ignorado y menospreciado por quien debería velar por preservar nuestro patrimonio natural.  Hace años que nadie repara ni limpia un recorrido tan encantador con unas vistas insólitas de Arcos y la peña. El camino está plagado de escombros, plásticos y botellas rotas. El firme ha sido socavado por las aguas en buena parte del camino ¡Una pena!


sábado, 14 de marzo de 2015

río escondido


Esta mañana he ido a pasear por el llano de las huertas, la vega del Guadalete que se extiende a los pies de Arcos y de La Casa Grande. He bajado andando desde el hotel. Cruzando la zúa del molino de la Molina he decidido seguir una ruta nueva bordeando el río en lo que parecía un sendero sin salida. Ha sido un descubrimiento. Mi sorpresa iba en aumento. Me adentraba en un paraje insólito, casi salvaje, solitario, donde la vegetación reina a sus anchas, se escuchan y se ven los pájaros, los peces en el río. La primavera empieza a despuntar, brotes, capullos y hojas reflejan como espejuelos la luz de la mañana. La silueta de Arcos y la peña sigue en el trasfondo. Aunque algunos plásticos  desentonaban, no conseguían mermar la sensación de plácidez e intimidad en medio de una naturaleza tan cercana y tan recóndita. Un regalo de este preámbulo de primavera. 







domingo, 14 de diciembre de 2014

solsticio de invierno




"La idea se basa en el solsticio de invierno. Un símbolo del sol, un árbol seco estilizado. Los números de año en verde como promesa de renacimiento y una línea roja como referencia a la movilidad, a la rapidez, a la fugacidad del tiempo..."

"La idea es basa en el solstici d'hivern. Un símbol del sol, un arbre sec estilitzat. Els números de l'any en verd com a promesa d'un renaixement i una línia vermella con a referència a la mobilitat, a la rapidesa, a la fugacitat del temps..."

Había encargado a Ramón Herreros un dibujo para dar la bienvenida al nuevo año destinado a los amigos y huéspedes de La Casa Grande y lo primero que recibí fueron estas palabras acompañando el primer boceto que podéis ver a continuación.

primer boceto

He comprobado que algunas personas que se han emocionado viendo esta imagen simbólica y hermosa. A mi me hace muy feliz poderla compartir con los amigos. También os muestro otras dos versiones definitivas con color distinto.  
¡Qué este solsticio dé paso a un fructífero 2015!


miércoles, 10 de diciembre de 2014

sol de otoño





El sol es rojo 
y ardiente, pero el viento
es ya de otoño

Basho

otro autoretrato

foto de Pepe Campos

 Isabel Navarrete y Pepe Campos se alojaron en La Casa Grande hace una semanas. Nos han mandado esta foto y esta carta, preciosas ambas y linda la referencia a los "autoretratos" de la casa, que en realidad hizo Juan Mariscal.  ¡Muchas gracias Pepe e Isabel!
hola,

somos Isabel y pepe,,,hemos estado en la suite de vuestra casa este pasado fin de semana y queremos deciros que la casa y sus moradores son grandes y generosos.

nos ha encantado por su situación y por los detallitos ( ese jabón de mano con toke a clavo,,,,ummmm), las vistas tremendas y ese gallo al despertar; madre mía que lujo!!!

yo, aficionado a la foto, he podido ver algunas muy bonitas por las dependencias de la casa, pequeños "autoretratos" de la misma.....

..si me lo permitís, me gustaría regalaros una más para vuestra colección....sólo así os la envío.

saludos

 pepe campos

viernes, 5 de diciembre de 2014

nuevo amanecer


Cada amanecer puede ser mejor que el anterior. 
Ayer colgué una foto en mi muro de FB porque me pareció muy hermoso lo que se veía desde el balcón de La Casa Grande y quería compartirlo con los amigos. Pero esta mañana, la bruma que se desperezaba en los llanos de la huerta, junto al río, eran hilachas doradas que te atrapaban en su ritual mañanero y otoñal. La visión era más hermosa todavía. Vivir cerca de la naturaleza tiene ese sortilegio. Ella, la naturaleza, en su devenir, te pone en tu sitio sin cesar. Te hace salir del ensimismamiento y la rutina cotidianos, detenerte unos instantes o un rato para admirarla y agradecer las pequeñas maravillas que nos rodean día a día. Ella se muda cada día, a cada instante para sorprendernos con detalles, matices y nuevas galas para que sonriamos. Basta con tener los ojos abiertos ...y quizás también el corazón.

...y hace un rato la luz rosada del atardecer entraba en la cocina por si nos hubiéramos olvidado del glorioso atardecer que hemos tenido