martes, 9 de junio de 2009

peonías




Una de las cosas que me sorprendieron al empezar a frecuentar la sierra de Cádiz, fue  encontrar durante unas pocas semanas, a finales de abril y principios de mayo una preciosa flor de color rosa vivo, la peonía. 

Primero fueron algunas plantas aisladas bajo un árbol o un arbusto, luego fui descubriendo algún paraje en particular donde brotaban con profusión y lo llamábamos la ruta de las peonías. Al cabo de los años, las rutas de las peonías que he encontrado son tantas que, quizás convendría decir que los bosques de la sierra  celebran la primavera calzándose finas zapatillas con relucientes bolas de color que, al abrirse, descubren un luminoso corazón dorado. 
Estas son algunas de las peonías a las que he saludado en los habituales paseos que realizamos con mi amiga Marga. 














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada